Seleccionar página

LA CUETLAXOCHITL

POR LA RUTA DE LOS CONVENTOS

 

En la búsqueda continua de la “Doncella Dormida”, dentro del territorio nacional, los caminos son múltiples e insospechados, por lo general llenos de tradiciones, historia y de belleza natural y en esta ocasión nuestra búsqueda nos traslada a la pintoresca población Tétela del Volcán, palabra de origen náhuatl que deriva de los vocablos tetl: “piedra”, tlan: “lugar”, (Lugar donde hay muchas piedras o pedregal), región enclavada en la cordillera del volcán Popocatépetl a una altitud de 2,231 msnm, donde encontramos una localidad saturada de cultura ancestral y de hermosura sin igual.

Para lograr nuestro fin, elegimos la ruta de la cecina de Yecapixtla, parada obligatoria para disfrutar de un delicioso almuerzo típico del lugar, satisfecho nuestro paladar, reiniciamos nuestro camino hacia Tétela del volcán, donde tuvimos la oportunidad de observar la transición que existe desde la zona templada de Morelos, hacia la frescura de la montaña, dejando atrás los corpulentos amates (Ficus spp.) y los floridos cazahuates, (Ipomoea murucoides. Roem y Schult), para llegar a la montaña, residencia del bosque de pino-encino (Pinus montezumae, P. pseudostrobus, P. hartwegii, P. michoacana,- P. oocarpa, P. leiophylla, P. Pringlei) – (Quercus mexicana, Q. crassipes, Q. macrophylla, Q. rugosa, Q. Cras, Q. crassifolia) y de los magníficos oyameles (Abies religiosa) pobladores de las tierras altas.

Nuestra llegada a Tétela del Volcán fue al atardecer, aun brillaba el sol, el cual extendía sus rayos lumínicos hacia los muros de adobe que resplandecían de un color amarillo terroso, engarzándose con la techumbre rojiza de la teja de barro, típicas de la zona serrana y que en la actualidad solo algunas construcciones antiguas cuentan el; después de instalarnos en un modesto hotel del lugar, caminamos cuesta arriba sobre la avenida principal refrescándonos con el viento que baja de la montaña, así de esta manera. llegamos al centro de la población, donde majestuoso se yergue el templo de San Juan Bautista, la tarde dejo su paso a la obscuridad de la noche y así solo nos resto el tiempo para ir y disfrutar un rico pan del lugar, sin lugar a dudas muy diferente y sabroso al pan comercial.

Al día siguiente de mañana, nos dirigimos al templo de San Juan Bautista, fundado por los dominicos en el año de 1563 y concluido por la orden de los agustinos en los años de 1581, obra que se atribuye a Fray Juan de la Cruz, obra que contiene elementos arquitectónicos del estilo mudéjar, típico en algunas construcciones realizadas durante el virreinato. La portada de la iglesia es sencilla, cuenta con un arco de medio punto, enmarcado por un alfiz (del árabe clásico ḥayyiz) Es un ornamento arquitectónico de origen etrusco que consiste en una moldura rectangular que en ocasiones esta ricamente adornada, no siendo este el caso, en la parte media se encuentra una pequeña ventana que da al coro enmarcada también con un alfiz.

IMG_2266IMG_2250

Imponente se percibe el Ex Convento San Juan Bautista, con sus monumentales contrafuertes pétreos que nos asemeja a una fortaleza medieval y de la soberbia fuerza estructural del exterior pasamos al interior del claustro, donde podemos admirar la sobriedad y delicadeza de sus pasillos decorados con murales religiosos y su bóveda cubierta con casetones en grisalla, saturado de flores incógnitas que si dejáramos volar nuestra imaginación estaríamos viendo representaciones de nuestra flor nacional la Acocoxochitl (Dahlia Cav.), pero uno de nuestros objetivos primordiales es descubrir algún dibujo de la Doncella Dormida, la Flor de Nochebuena (Euphorbia pulcherrima Willd. ex Klotzsch), revisamos nuestro entorno pero no fue posible reconocer en ninguno de los dibujos algo parecido, pero nuestro animo no decayó y seguiremos en búsqueda de tan sutil personaje.

IMG_2236 IMG_2244

Después de disfrutar del interior del Ex Convento, cruzamos al atrio donde se observa junto a la torre del reloj un imponente Palo Volador, con una altura aproximada entre los 25 y 30 metros, instalado probablemente para festejar el ritual de la fertilidad de la tierra, ya que el descenso de los danzantes voladores simbolizan la caída de la lluvia, sincretismo religioso que permanece hasta nuestros días.

NOKIA QUAUHTH_000731IMG_2258

Salimos del recinto por la puerta lateral y descendimos por una calle que nos condujo directamente a una escalera de piedra que lleva a la puerta principal del Ex Convento, precisamente en este lugar se localiza un pequeño jardín con diversas plantas que dentro de estas resalta una magnifica ejemplar de Flor de Nochebuena, la legendaria Cuetlaxochitl, la flor donde liban su dulce néctar los colibrís sagrados, representantes de Huitzilopochtli, el dios de la guerra entre el pueblo mexica, tomamos los datos necesarios para su identificación, de la Flor de Nochebuena (Euphorbia pulcherrima Willd. ex Klotzsch), así como algunas fotografías para documentar el hallazgo.

IMG_9694IMG_2274

Satisfecha nuestra inquietud por localizar a la Doncella Dormida, dirigimos nuestros pasos al tianguis que se establece cada miércoles en la población, donde gozamos de un buen almuerzo y recreamos la vista con la infinidad de productos, algunos nativos del lugar y muchos otros traídos de lugares diversos.

IMG_9714

Al atardecer nos dirigimos hacia el monte buscado un lugar adecuado para observar en toda su magnitud al coloso de la región, al señorial Popocatépetl cuya cima se encuentra a los 5,452 msnm, y es así que fuimos en buscada de la Cuetlaxochitl y encontramos un mundo cultural diverso que satisfizo plenamente nuestras necesidades físicas como intelectuales.