Seleccionar página
Plumeria rubra L.

Plumeria rubra L.

Cacaloxoxhitl Sak Nikté sak: blanca; nikté: flor   La flora mexicana, es el don provocador de los sentimientos poéticos de esta nación, desde sus orígenes mesoamericanos, donde se acuña la frase in xochitl, in cuicatl, flor y canto para definir a la palabra poesía, lo...
YAUHTLI

YAUHTLI

Hierba de las nubes Tagetes lucida Cv. Yauhtli–yiauhtli, áureas flores del ruderal de arcaicos atributos solares, flores implícitas en la constelación del Señor del vino de la tierra, Tlaloc, ( tlalli, tierra octli, vino, licor), creador  del agua divinizada, del...
Invitación – 2do Simposio Federación DAHLIA 2017

Invitación – 2do Simposio Federación DAHLIA 2017

4 DE AGOSTO “DÍA NACIONAL DE LA DAHLIA” La Federación Mexicana de Jardinería y Arreglo Floral, invita a todo el publico a su Segundo Simposio Federación Dahlia 2017, asista y se enterara de los avances en el estudio de la Flor Nacional de México y disfrute...
SOBRE LA CUMBRE DEL CHICHINAUTZIN

SOBRE LA CUMBRE DEL CHICHINAUTZIN

  Resplandecientes halos de luz interrumpen la penumbra del bosque liberando aromas de verdinas hierbas que saturan los sentidos   Sin tener la pretensión de salir este día de mi confortable estancia, me encuentro caminando sobre un rústico camino tapizado de balasto,...
Cuetlaxochitl  ¿La flor que se marchita – la Flor con hojas como el cuero?

Cuetlaxochitl ¿La flor que se marchita – la Flor con hojas como el cuero?

“La Doncella Dormida” El tiempo pasa como un suspiro que recorre inexorablemente nuestras vidas, dejando un acervo de experiencias que enriquecen lo cotidiano, es así que bajo esta perspectiva conceptual nos trasladaremos a un viaje a los recuerdos, para observar en...
MALINALCO, UN RESGUARDO PARA LA DONCELLA DORMIDA

MALINALCO, UN RESGUARDO PARA LA DONCELLA DORMIDA

LA DONCELLA DORMIDA DE MALINALCO   Avanzamos a paso contemplativo deleitándonos del fastuoso paisaje de verdes contrates que nos rodea, cubierto en parte por las sombras de la montaña que se extiende por el paisaje, como si la montaña celosa quisiera guardar sus...